Category "Noticias"

La asociación de Niños de la Calle San Vicente celebra hoy, lunes, su tradicional procesión, con la participación de centenares de niños y familiares, acto de principal de su fiesta anual, que organizan de forma ininterrumpida desde el año 1625.

De esta manera, la asociación recuerda “la procesión que realizaban cada año, vestidos de dominicos, los niños huérfanos del Colegio Imperial de Niños Huérfanos, fundado por San Vicente Ferrer en 1410, cuando estaba ubicado frente a la Iglesia de San Agustín, en Valencia, para recoger donativos”, ha indicado Rafael Pinazo, presidente de la Asociación.

La procesión partirá, a las 20.00 horas, desde la iglesia de San Agustín hacia un templete dedicado al santo, ubicado en el número 26-28 de la calle San Vicente Mártir de Valencia, donde se entronizará la imagen de San Vicente Ferrer, de Ignacio Vergara.

Asimismo, el martes, día 4, después de un concierto a los pies del altar, por la noche, la imagen será bajada y trasladada a la sede y posterior domicilio de los Clavarios Mayores donde permanecerá todo el año. También el martes, a las 19.30 horas, se celebrará en San Agustín la misa por los difuntos de la asociación.

Además, dentro de los actos de la fiesta de la asociación, hoy, domingo, por la mañana tendrá lugar la solemne misa cantada en San Agustín y, por la tarde, el tradicional Bautismo en la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer (el Pouet). Posteriormente, “partirá desde la Avenida del Oeste una cabalgata, con la participación de niños junto a sus familias, para ir a ofrecer al niño bautizado a la Mare de Déu en su Basílica”.

La Asociación de Niños de la Calle de San Vicente celebra su fiesta de forma ininterrumpida desde el año 1625 con el fin de “recordar la labor de la institución, que adoptó el nombre de Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer en 1624, cuando los niños que vivían en un hospicio frente a la iglesia de San Agustín se trasladaron a una nueva sede, conocida como la ´Casa del Emperador`, ubicada entonces en la actual calle Colón”. En la actualidad, la asociación cuenta con más de 5.000 integrantes.

 

 

Los Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer celebraron el pasado 28 de mayo su Capítulo anual en la parroquia castrense de Santo Domingo (antiguo Real Convento de Predicadores). Tras la recepción de las autoridades y personalidades civiles, militares y eclesiásticas, el ceremonial comenzó en la Capilla de los Reyes desde la que el Capítulo realizó la procesión de entrada a los acordes del “Veni Creator”.

Presidió la celebración el Prior del Capítulo, Cardenal Antonio Cañizares, con la presencia del Capellán Mayor José Castillo, el párroco castrense Ramón Canseco y el Prior de la Casa Natalia Fray José Manuel Alcácer. Los cuatro nuevos Caballeros, Jorge Alejandro Sáez Marín, Enrique Vicente Gastaldi Orquín, Manuel Lafarga Ots y José Algredo Pellicer Artés, realizaron su juramento ante el Lloctinent Genreal José Francisco Ballester-Olmos, que a su vez le impuso la medalla del Capítulo.

Vicent Xavier Navarro Pastor y José Vicente Gutiérrez López recibieron la Medalla de Oro del Capítulo, que se concede por méritos vicentinos. Finalmente se entregó una placa acreditativa de la condición de Emérito a los Caballeros José Mª Adán García, Alfonso Navarro Pons y Salvador Torres Niñoles.

Tras el discurso de uno de los nuevos Caballeros Jurados, las palabras institucionales del Lloctinent General, el discurso del Cardenal Cañizares y la bendición final. El acto capitular concluyó con una oración de los Caballeros Jurados en la Capilla de los Reyes.

La peregrinación de la diócesis de Valencia que se ha desplazado este fin de semana a Vannes (Francia), donde murió hace 600 años San Vicente Ferrer, ha completado su recorrido tras haber visitado la Isla de los Monjes y la habitación donde expiró el santo dominico valenciano.

Tras participar el sábado en una misa en la capilla dedicada a San Vicente Ferrer ante su tumba en la catedral de San Pedro, de la ciudad francesa, los peregrinos valencianos partieron en ferry por el Golfo de Morbihan hasta llegar a la Isla de los Monjes, donde recorrieron a pie los tres kilómetros hasta la iglesia de San Miguel donde se halla un busto de San Vicente Ferrer, tomado del rostro que esculpió un escultor coetáneo del santo y que se considera su “vera efigie”.

Más tarde, de nuevo en Vannes, el grupo de peregrinos visitó en el número 17 de la Plaza de Valencia, muy cerca de la Catedral, la habitación mortuoria de San Vicente Ferrer, en la casa de una criada de la que era entonces, en 1419 duquesa Ana de Bretaña.

Se trata de un espacio de reducidas dimensiones y austero, ubicado en el primer piso, donde hay objetos de gran valor simbólico donados por los Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer, por el Colegio Imperial de Niños Huérfanos que fundó en Valencia el santo dominico y por asociaciones vicentinas.

La peregrinación a Vannes, encabezada por los obispos auxiliares de Valencia monseñores Esteban Escudero y Javier Salinas, en representación del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha sido organizada por la Comisión diocesana del Año Jubilar Vicentino que concedió la Santa Sede a petición del cardenal Cañizares, y que han celebrado, hasta su conclusión el pasado 29 de abril, las diócesis de Valencia, Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón y Tortosa.

 

 

El pasado lunes, 29 de abril, tuvo lugar la clausura del Jubileo por los 600 años de la muerte de San Vicente Ferrer. En muchas poblaciones en las que hay iglesias y ermitas dedicadas al santo dominico se han hecho celebraciones especiales. En Chilches, donde es patrón de la población, Mons. Casimiro López Llorente ha presidido una solemne Eucaristía y ha bendecido una imagen restaurada.

El Obispo declaró que las tres grandes características de San Vicente Ferrer fueron su santidad, su celo evangelizador y su trabajo por la paz y la unidad en la Iglesia y en la sociedad: “Ese es el legado que hemos mantener para seguir sus huellas y que nos siga protegiendo”, aseguró.

Haciendo un balance del Año Vicentino, Mons. López Llorente recordaba que “hemos podido experimentar la misericordia y cercanía de Dios a los largo de este año a través del Jubileo, el sacramento de la confesión y la indulgencia plenaria. Han sido hermosas la peregrinación diocesana, las celebraciones y tantos otros eventos”.

El delegado diocesano para el Año Santo, Marc Estela, explicaba que “el año Jubilar Vicentino ha venido marcado desde el inicio por la publicación de la Exhortación Gaudete et Exsultate del Papa Francisco, que tuvo lugar el mismo día que iniciaba dicho jubileo. Por tanto la celebración de este año ha sido una invitación a todos los cristianos a no conformarnos con vivir una vida mediocre, sino aspirar a la santidad para la que Dios nos ha creado”.

Ha sido una experiencia de gracia para la vida de la parroquia. Durante este año hemos profundizado en la figura de San Vicente Ferrer especialmente como predicador y anunciador del Evangelio y como sembrador de la paz”, recuerda el párroco de la Asunción de Chilches, Antonio Sanfélix.

Numerosas parroquias y ermitas dedicadas al Santo dominico han concluido el Jubileo con un sentimiento de agradecimiento. En Onda “ha sido un tiempo de gracia para poder conocer la figura de San Vicente y renovar nuestra devoción hacia él”, explicó el párroco de la Asunción, Domingo Galindo, de quien depende la ermita urbana. Quedará a partir de ahora la celebración de la Eucaristía los lunes en la ermita.

Borriol ha realizado la tradicional romería. En La Alcora también han celebrado este día. Su párroco, José Aparici, destaca el hecho de recibir el fin de semana pasado als “Peregrins de les Useres” con la reliquia de San Vicente, un objeto de devoción expuesto en San Vicente de Castellón, dentro de la muestra de La Llum de la Memòria, y que tuvo que recuperar hasta el día de hoy para las celebraciones.

 

La diócesis de Valencia ha concluido el Año Santo Jubilar Vicentino por el VI centenario de la muerte del patrón regional, San Vicente Ferrer, con una misa en la Catedral de Valencia en la que se ha propuesto de nuevo su declaración del santo dominico valenciano como doctor de la Iglesia universal.

En esta misa, presidida por el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero, en representación del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, estos días en Roma, ha predicado en valenciano un religioso dominico siguiendo una antigua tradición en la fiesta de San Vicente Ferrer.

En este año ha predicado el fraile Alejandro López Ribao, quien se ha mostrado convencido de que “San Vicente Ferrer será reconocido sin duda doctor de la Iglesia” por su “pasión por la predicación” y también por la “donación integral que hizo de su persona, de su tiempo, de su corazón para la sanación de las almas”.

Igualmente, ha agradecido al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares su impulso para la declaración por la Santa Sede del Año Jubilar que ahora concluye y para fomentar con ello la labor evangelizadora. “Fue un predicador que sabía llegar en su lenguaje llano al corazón de los sencillos, un anunciador incansable, a tiempo y a destiempo, con ocasión o sin ella, del Evangelio de Jesucristo, por tantos países de la vieja Europa que en ese Evangelio se sustenta y fundamenta y que tan necesitada está hoy de volver a él para reencontrarse a sí misma con renovado vigor, y así ofrecer al mundo entero el futuro que requiere”, reflejó el cardenal Cañizares en su carta de inicio del Año Santo, en unos párrafos que han sido leídos por el religioso dominico.

En la conclusión de la homilía, el dominico se ha dirigido al “Mestre i pare Vicent” para implorarle que “continúes siendo para nosotros todo aquello que te pedimos: maestro de la fe y padre de los valencianos que con alegría nos dirigimos a ti en este sexto centenario en maestro de la fe y padre de los valencianos que con alegría nos dirigimos a ti en el día de hoy en este sexto centenario de tu vuelta a la Casa del Padre”.

Al término de la misa, en la que han concelebrado los obispos valencianos monseñor Manuel Ureña, arzobispo emérito de Zaragoza, y monseñor Joan Piris, obispo emérito de Lleida, junto al Cabildo de la Catedral y otros sacerdotes, entre ellos el provincial de los Dominicos, la Coral Catedralicia ha interpretado el himno oficial del VI Centenario de San Vicente Ferrer, obra del maestro Bernardo Adam Ferrero.

 

La imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados visita, hasta el próximo domingo, la ciudad de Orihuela donde presidirá el sábado una misa oficiada por monseñor Jesús Murgui, obispo de Orihuela-Alicante, uno de los tres actos de cierre del Año Jubilar Vicentino organizados en esta diócesis.

Los actos en Orihuela-Alicante serán previos a la clausura oficial del Año Santo Vicentino, que tendrá lugar en Valencia el lunes 29 de abril, festividad de San Vicente Ferrer, y que serán presididos por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

La llegada de la imagen tuvo lugar a la Puerta del Colegio Diocesano Santo Domingo, con salvas en su honor, para después será trasladada a la ermita de la Calle de Arriba, donde San Vicente predicó en 1411 y donde será descubierta una placa conmemorativa, según fuentes del Obispado de Orihuela-Alicante.

Desde allí será trasladada, acompañada por una imagen de San Vicente Ferrer, hasta la Catedral, uno de los dos templos jubilares de Orihuela, junto con la parroquia de San Vicente Ferrer.

La Catedral acoge el viernes distintos actos. Ya por la tarde tendrá lugar el Rosario, un encuentro mariano interparroquial y misa. El sábado se celebrará, por la mañana, un encuentro de Cáritas y Pastoral de la Salud.

Igualmente, el sábado por la tarde la imagen peregrina será llevada en romería hasta la Glorieta “Gabriel Miró” donde tendrá lugar, a las 19.00 horas, una eucaristía presidida por el Obispo, que será la primera de las tres misas solemnes organizadas en la diócesis alicantina en la clausura del Año Jubilar Vicentino. Al finalizar, la imagen de la Virgen de los Desamparados se trasladará a la parroquia de San Vicente Ferrer.

El domingo, la peregrina presidirá el rezo del Rosario de la Aurora y, posteriormente en la parroquia de San Vicente Ferrer, la Misa de las Familias y misa de despedida. Finalmente será trasladada en romería hasta una rotonda desde donde partirá de regreso a la Basílica.

Actos de clausura del Año Santo en la diócesis de Orihuela-Alicante

El Año Jubilar Vicentino será clausurado oficialmente por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el lunes 29 de abril, con la celebración de la solemne misa de pontifical en la Catedral de Valencia a las 10.00 horas. El Año Santo dio comienzo el 9 de abril de 2018 en las tres diócesis de la Comunitat Valenciana -diócesis de Valencia, Orihuela-Alicante y Segorbe-Castellón- y en la de Tortosa, con motivo del sexto centenario de la muerte de San Vicente Ferrer.

Por su parte, la diócesis de Orihuela-Alicante ha organizado distintos actos de cierre del Año Santo, como las tres misas solemnes que tendrán lugar el sábado 27 de abril, en Orihuela; el domingo 28 de abril, en la Concatedral de San Nicolás en Alicante; y el lunes 29 de abril, en la parroquia San Vicente Ferrer de San Vicente del Raspeig.

 

 

El Año Santo Jubilar Vicentino por el VI centenario de la muerte del santo dominico será clausurado por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el próximo lunes, 29 de abril, día en el que se celebrará la solemne misa de pontifical en la Catedral seguida por una ofrenda floral y la procesión ordinaria con su recorrido habitual.

Con estos actos que, como cada año, conmemorarán la festividad del santo dominico el lunes siguiente al Lunes de Pascua, finalizará el Año Santo concedido por la Santa Sede, a petición del cardenal Antonio Cañizares, que están celebrando las diócesis de Valencia, Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón y Tortosa.

Previamente tendrán lugar más actos, como el Pregón Fiestas Vicentinas 2019, el sábado 13 de abril, a las 20.00 horas, en el Altar del Mercat, que anuncia, cada año, las fiestas en la ciudad de Valencia en honor al patrón San Vicente Ferrer, o el tradicional Concurso de “Milacres”, organizado por la Junta Central Vicentina, los días 23, 24 y 25 abril, en el que participarán los Altares vicentinos.

Además de esos actos, que se organizan de forma habitual en las fiestas vicentinas, también se han programado otros especiales con motivo del Año Jubilar Vicentino, como un concierto vicentino, el sábado 27 de abril, a las 19.00 horas, en la Plaza de la Virgen, a cargo de la Banda Primitiva de Llíria, seguido de una cena para las entidades vicentinas, en la Plaza de Manises.

Después de la cena tendrá lugar una gran “Nit d´albaes” que recorrerá los lugares vicentinos pasando por la Plaza de la Virgen; la parroquia de San Esteban, donde fue bautizado; su Casa Natal, conocida como “el Pouet”; y la iglesia del antiguo convento de Santo Domingo, de Valencia, donde residió y se formó en sus primeros años en la Orden de Predicadores.

Además, del 17 al 19 de mayo se desarrollará la peregrinación diocesana a Vannes, ciudad francesa donde murió y donde está enterrado san Vicente Ferrer, organizada por la Comisión Diocesana del Año Jubilar Vicentino, para la cual ya se ha abierto el plazo de inscripción.

 

 

La Basílica de la Mare de Déu del Lledó, patrona de Castellón de la Plana, instalará en el pórtico de la casa prioral un memorial que recuerde la visita de San Vicente Ferrer al primer Santuario de Lledó.

Según atestiguan los documentos del Archivo Histórico Municipal de la Ciudad, el santo predicó en Castellón en la Cuaresma de 1414 y regresó de nuevo acompañando al papa Benedicto XVI en su viaje hacía Valencia.

Cuando San Vicente Ferrer predicó en Castellón, el primitivo templo gótico del Lledó ya tenía culto desde 1366, autorizado por el cardenal de Aviñón Pietro Corsini y era meta de peregrinaciones comarcales. La pequeña imagen “hallada” de Nuestra Señora del Lledó se veneraba entonces expuesta en un relicario de plata, en el compartimento central de un retablo de pintura con los siete Gozos de la Virgen.

La Virgen del Lledó y San Vicente Ferrer

El pasado año la imagen de San Vicente Ferrer, venerada en la demarcación que lleva su nombre en Castellón, procesionó precediendo a la patrona de la Ciudad el primer domingo de mayo. Durante todo el Año Vicentino esta misma imagen ha estado expuesta a la veneración en el altar mayor de la Basílica.

Ahora, con motivo de las cercanas fiestas de la Mare de Déu del Lledó y para clausurar el Año Vicentino se colocará en el pórtico de la Casa Prioral, una cerámica del siglo XVIII y una inscripción en recordando la visita del santo.

Tres mil gozos con motivo del Año Vicentino

A parte de las mil carpetas editadas con todos los Gozos de San Vicente cantados en la diócesis, el Patronato Municipal de Fiestas de Castellón, a propuesta del Prior de Lledó ha editado tres mil hojas con gozos y un artículo sobre San Vicente y las peregrinaciones penitenciales, que fueron distribuidos en la ermita de la Magdalena el pasado tercer domingo de Cuaresma con motivo de la tradicional “romería de les canyes”, que conmemora la fundación de la Ciudad.

 

 

Un total de 14 altares vicentinos participan en el concurso de “Milacres” de san Vicente Ferrer que tiene lugar desde hoy martes, y hasta el jueves, con motivo de la fiesta del santo valenciano que se celebrará el próximo lunes y en la que se clausurará el Año Santo Jubilar por el 600 aniversario de la muerte del santo dominico.

El concurso, organizado por la asociación cultura Lo Rat Penat y la Junta Central Vicentina (JCV), con la colaboración del Ayuntamiento de Valencia, tendrá lugar los tres días a partir de las 15.30 horas en la delegación territorial de la ONCE en Valencia, ubicada en la Gran Vía Ramón y Cajal, 13.

Hoy martes participan los niños que forman el cuadro artístico de los altares del Mercat, Meliana, Mocadoret y Almàssera.

El miércoles será el turno de los altares del Tossal, Chirivella, El Carme, La Canayada y el Pilar.

Finalmente participarán el jueves en el concurso los altares del Mercado de Colón, Ribarroja, la Pila Bautismal, Russafa y del Mar.

El altar ganador del concurso, que se dará a conocer el próximo viernes, a las 19.00 horas, representará su milagro en la plaza de la Virgen, el próximo 27 de abril, dentro de los actos organizados con motivo de la clausura del Año Santo Vicentino. Tras la representación se hará entrega del galardón.

El Obispo de Segorbe-Castellón manifestó, durante la inauguración de la cuarta edición de “La Llum de la Memòria” dedicada a San Vicente Ferrer en la Parroquia dedicada al santo en la capital de La Plana, que la restauración del patrimonio artístico supone también la recuperación de la memoria del pueblo y del sentido religioso por el cual se llevaron a cabo las obras artísticas.

Asimismo, Monseñor López Llorente aprovechó el acto para dar las gracias a Javier Moliner, presidente de la Diputación Provincial de Castellón, así como a a la Fundació Caixa Castelló por su implicación en la muestra como en la restauración de las obras expuestas.

La exposición inaugurada ayer en la Parroquia de San Vicente Ferrer de Castellón consta de 23 obras de elevada calidad artística sobre la figura del dominico universal con motivo del Año Jubilar Vicentino. Entre las piezas expuestas destacan las dos tablas que representan escenas de su vida, así como obras de Francisco de Ribalta, el retablo de Vicent Macip, la magnífica representación del santo en penitencia de Francisco Pacheco y la escultura que represente a San Vicente de niño, obra de Joseph Esteve.

Como sedes se han escogido, como es habitual en La Llum de la Memòria, dos edificios significativos y de importancia monumental. Por un lado la antigua iglesia de San Miguel de finales del siglo XVII, hoy sala de exposiciones de la Fundació Caixa Castelló, entidad tan arraigada en nuestra sociedad que merece nuestro reconocimiento y gratitud. Por otro, la iglesia de San Vicente Ferrer, precioso templo de la primera mitad del siglo XVII. Ambos aportarán un marco perfecto al selecto contenido y permitirán que conozcamos una parte de nuestro patrimonio arquitectónico.

“La Llum de la Memòria”, que se inauguro ayer día 15 de abril se clausurará en julio de este mismo año, estará abierta de lunes a sábado por las mañanas, de 11:30 a 13:30 horas, y por las tardes, de 17:30 a 20:30 horas. La exposición es mucho más que una experiencia turística y artística, es un nuevo motivo de orgullo para los castellonenses y un pretexto magnífico para descubrir un poco mejor el legado de nuestros antepasados que nos define como pueblo.

 

 

Load More

Copyrights ©2018: Santvicentferrer.org
Desarrollado por Medianil Comunicación